Caída libre: Galileo tenía razón

¿Qué ocurre si dejamos caer desde la misma altura y simultáneamente una bola de jugar a los bolos y una pluma? La lógica, basada en la experiencia acumulada a lo largo de los años, nos dice que la respuesta solo puede ser una: la bola caerá más rápidamente y llegará al suelo antes que la pluma.

Hace ya más de cuatro siglos el físico italiano Galileo Galilei predijo que este resultado solo es debido al rozamiento con el aire y que, en ausencia de éste, los dos objetos llegarían al suelo simultáneamente, ya que la fuerza con la que la Tierra los atrae les imprime la misma aceleración.

El problema es que en la Tierra es muy difícil eliminar el rozamiento del aire para poder confirmar la predicción de Galileo.

Una solución sería realizar el experimento en algún lugar donde no haya atmósfera, por ejemplo en la Luna. Eso es lo que hizo en el año 1971 el astronauta David Scott soltando desde una misma altura y simultáneamente un martillo y una pluma. Ambos objetos hicieron contacto con la superficie lunar al mismo tiempo.

Otra solución es utilizar una cámara de vacío, una habitación herméticamente cerrada de la que se ha extraído prácticamente todo el aire. Eso es lo que ha hecho el físico británico Brian Cox en la cámara de vacío que la NASA tiene en Ohio, la más grande de la Tierra.